El rincón de Germán 1

“El rincón de Germán,” which means “Germán’s Corner” in English, is a new series of reflections from Germán Zárate Durier, a Colombian peacemaker. We share his reflections here in the original Spanish.

A partir de hoy, Miércoles 3 de Marzo, inicio una nueva experiencia con la que quiero compartir una serie de reflexiones los martes cada quince días, es decir que la próxima fecha es el 17 de Marzo. Agradezco su interés por leer estas reflexiones.

RECONCILIACIÓN:

Las definiciones académicas sobre la reconciliación son varias. Pareciera que el término tuviera una carga especialmente religiosa. Es un tema complejo. Y creo que tiene que ver con:

  1. Analizar el pasado;
  2. Teniendo en cuenta el presente y,
  3. Imaginándose el futuro.

La reconciliación es un proceso, es un camino con un horizonte de paz y de justicia teniendo en cuenta los tres elementos anteriores.

Y aquí juega un papel muy importante la memoria. Porque no podemos imaginar el futuro si no lo conciliamos con el pasado. Tenemos una experiencia de vida que hay que valorar y que sirve en mucho, para decidir que hacer hacia adelante, como recorrer ese camino maravilloso que es la vida.

Y otra vez tenemos algo muy importante que no podemos despreciar: nuestra insistencia en confiar en la humanidad. Es necesario mantener la fe en la humanidad. Y la reconciliación con esperanza es nuestra guía. Es lo que le termina dando sentido a la vida.

Entonces tenemos que generar espacios de encuentro con otras personas que han vivido diversas experiencias, especialmente acompañando a aquellas personas a las que la vida no les ha sido muy agradable, para también aprender de ellas, de esas muchas veces traumáticas experiencias para mirar y construir nuevos horizontes.

En Colombia hay muchas fuerzas que insisten en no permitir que la reconciliación tenga fuerza y rea reconocida por aquellos que viven sin esperanza. Es muy difícil hablar de paz y reconciliación cuando el Estado mismo auspicia la violencia y termina sometiendo esos esfuerzos a sus patrones que son de su interés y control.

Entonces, ¿cómo podemos construir experiencias de reconciliación y de verdad? Con los jóvenes y con los niños. Ellos de muchas maneras representan el futuro, la esperanza y las posibilidades de una sociedad reconciliada.

A trabajar se dijo.